Call for Proposals

July 28, 2022
 Encuentre una traducción de esta página en español abajo.
Science for the People seeks proposals for articles, art, and other content for the upcoming issue, “Killing in the Name Of” (Volume 25, no. 3, Winter 2022).

The antiwar movement gave birth to Science for the People in 1969. Soon after, the Federal Bureau of Investigation would begin tracking SftP’s activities. In a 1972 internal counterintelligence memo, the Bureau accurately observed SftP’s opposition to the scientific-military-industrial complex:

[SftP] claims their goal is to make science serve the people. Underlying this goal is the basic belief that science at present is benefitting not mankind but establishment corporations … SftP contends that science [at present] serves more to destroy than to benefit mankind. SftP cites the example that the US military and naval forces support much of scientific research conducted in the United States today to provide themselves with scientific data to make armaments, instead of using this and other research to fight disease and poverty.

A half century has passed. Even though the United States was defeated in Vietnam, the war’s devastation on the economy, environment, health, and psyche of the living persists to this day. Landmines remain uncleared, and chemical agents are still causing birth defects and chronic diseases. The disaster in Vietnam did not give the US war machine a moment’s pause as it has waged at least thirty more wars since then—not even counting covert actions like the 1973 coup in Chile, or today’s proxy wars waged through satellite states against Yemen, or continued support of settler-colonialism in Palestine.

The violence perpetrated by the US empire is not just reserved for the poorer majority of the world. The domestic prison-industrial complex and surveillance apparatus that allows police to kill and imprison with impunity is intimately tied up with the same military-industrial complex. From local police departments being outfitted with military-grade weapons and equipment, to exchanges of law enforcement practices with the Israeli occupation force, militarism is the core of repression at home as well as abroad.

Militarism is the modus operandi of empires, both as an ideology and a material process: it is the means through which capitalism mobilizes resources and organizes social relations based on destruction, violence, and death. If this is humanity at its worst, it is because we have yet to extricate capitalism from our reality.

Building from the radical roots of SftP, this upcoming issue aims to revisit questions regarding the complicity of science (including social science) in militarism and imperialism, endless justifications for endless wars, and the seamless integration of big tech and big military. In addition, we ask these questions particularly urgent for our time: How does militarism relate to ecology and climate change? How has the political and technological basis of militarism changed from previous generations to ours? How do we organize against militarism in 2022?

We welcome submissions that tackle these and other related topics around militarism and science. We seek radical perspectives and particularly voices from the frontlines of resistance.


Submission Guidelines:

Submit proposals here (English) or here (Spanish).
Deadline for submissions: August 22, 2022
  • We ask prospective authors to provide a detailed outline.
  • We accept proposals for features, opinions, book and media reviews, artwork and more. You can read more about the kinds of articles we publish and our rates here.
  • Please keep outlines under one page and image uploads to 20 Mb total.
  • Science for the People articles are geared toward non-specialists, and are written in a journalistic format and from a radical perspective. We consider submissions from scientists across the STEM fields, scholars working in science and technology studies, as well as non-scientists and non-specialists. We especially encourage submissions from activists and those organizing in the sciences, and those working in the humanities and arts at their intersection of science and technology. We particularly welcome women, people of color, non-binary individuals, and others traditionally underrepresented in these fields to send submissions to Science for the People.

Back to Top

Convocatoria de Propuestas

Science for the People busca propuestas de artículos, arte y otros contenidos para su próximo número, “Killing in the Name Of”1 (Volumen 25, nº 3, invierno de 2022).

Radical Science

Los movimientos antibelicistas dieron origen a Science for the People (SftP) en 1969. Poco después, la Oficina Federal de Investigación (FBI) comenzó a seguir las actividades de SftP. En un informe interno de contrainteligencia de 1972, la Oficina observó con precisión la oposición de SftP al complejo científico-militar-industrial:

[SftP] afirma que su meta es poner la ciencia al servicio del pueblo. Detrás de esta meta está la creencia básica de que la ciencia actual no beneficia a la humanidad, sino a las corporaciones de la clase dirigente… SftP sostiene que la ciencia [en la actualidad] sirve más para destruir que para beneficiar a la humanidad. SftP cita el ejemplo de que las fuerzas militares y navales estadounidenses apoyan gran parte de la investigación científica que se lleva a cabo hoy en día en Estados Unidos para proveerse de datos científicos para fabricar armamento, en lugar de utilizar ésta y otras investigaciones para luchar contra las enfermedades y la pobreza.

Ha pasado medio siglo. Aunque Estados Unidos fue derrotado en Vietnam, la devastación de la guerra en la economía, el medio ambiente, la salud y la psique de quienes sobrevivieron persiste hasta hoy. Las minas terrestres siguen ahí y los agentes químicos siguen causando defectos de nacimiento y enfermedades crónicas. El desastre de Vietnam no hizo que la maquinaria bélica de Estados Unidos se detuviera ni un momento, ya que ha servido para al menos treinta guerras más desde entonces, sin contar las acciones encubiertas como el golpe de Estado de 1973 en Chile, o las actuales guerras por delegación hechas a través de estados satélites contra Yemen, o el continuo apoyo al colonialismo en Palestina.

La violencia perpetrada por el imperio estadounidense no está reservada únicamente a la mayoría más pobre del mundo. El complejo industrial-carcelario nacional y el sistema de vigilancia que permite a la policía matar y encarcelar con impunidad están íntimamente ligados al mismo complejo militar-industrial. Desde el equipamiento de los departamentos de policía locales con armas y equipamiento  militar, hasta los intercambios de prácticas policiales con la fuerza de ocupación israelí, el militarismo es el núcleo de la represión tanto en EEUU como en el extranjero.

El militarismo es el modus operandi de los imperios, tanto como ideología como proceso material: es el medio a través del cual el capitalismo moviliza recursos y organiza relaciones sociales basadas en la destrucción, la violencia y la muerte. Si la humanidad está en su peor momento, es porque todavía no hemos sacado al capitalismo de nuestra realidad.

Partiendo de las raíces radicales de SftP, este próximo número pretende revisar las cuestiones relativas a la complicidad de la ciencia (incluidas las ciencias sociales) en el militarismo y el imperialismo, las justificaciones interminables para las guerras sin fin y la integración sin fisuras de la gran tecnología con el gran ejército. Además, nos planteamos estas preguntas especialmente urgentes para nuestro tiempo: ¿Cómo se relaciona el militarismo con la ecología y el cambio climático? ¿Cómo ha cambiado la base política y tecnológica del militarismo de las generaciones anteriores a la nuestra? ¿Cómo nos organizamos contra el militarismo en 2022?

Agradecemos los envíos que aborden estos y otros temas relacionados con el militarismo y la ciencia. Buscamos perspectivas radicales y, en particular, voces desde la primera línea de la resistencia.


Normas para propuestas:

Envíe sus propuestas en español aquí o en inglés aquí.
Fecha límite para someter propuestas: 22 de agosto del 2022.
  • Se requiere que los autores candidatos provean un esquema detallado de su pieza.
  • Se aceptan propuestas sobre reportajes, opiniones, reseñas de libros y medios de comunicación, obras de arte y mucho más. Puede consultar nuestras tarifas aquí.
  • Las propuestas tienen un máximo de una página y las imágenes no deben sobrepasar los 20 Mb.
  • Los artículos de Science for the People están orientados al público general y son escritos en un formato periodístico, desde una perspectiva radical. Consideramos propuestas de científicxs en todos los campos STEM, de académicxs que trabajen en estudios relacionados a la ciencia y tecnología, así como de personas que no sean científicxs o especialistas. Solicitamos especialmente propuestas de activistas y líderes en la ciencia, así como de personas en los campos de humanidades y arte en su intersección con la ciencia. Invitamos especialmente a mujeres, minorías raciales, personas no binarias y aquellas tradicionalmente infrarrepresentadas en estos campos a que envíen propuestas a Science for the People.

Back to Top

  1. “Killing in the Name” (“Matar en Nombre (de)”) es una canción de protesta escrita y interpretada por la banda estadounidense Rage Against the Machine. Lanzada en 1992, la canción critica el complejo industrial-militar y la violencia racista de la policía en EEUU.